Foto Noticia

Mamitis

Por Andrea Neumann

Hace más de 1 año

¿Tu bebé tiene mamitis? A continuación, la Psicóloga Clínica, Daniela Donoso Hoffmann, nos compartirá 5 consejos para que tu pequeño supere de la mejor manera esta fase, más conocida como “mamitis”. Todos los bebés han pasado por la cláscia etapa de “mamitis” en algún momento de su desarrollo infantil, en donde no quieren estar separados de su mamá por ningún segundo, porque si no lloran, se enfadan, patalean y gritan. “Alrededor de los 9 meses, el bebe se encuentra terminando su gestación y comienza a explorar el mundo. Esta etapa normal en la vida del bebe, se caracteriza por que el niño presenta una ansiedad de separación elevada, y comienza a ponerse selectivo con quienes desean tomarlo, ya no le sonríe a todos, y se pone a llorar desconsoladamente cuando lo toma otro que no sea su madre”, nos explica la Psicóloga Clínica del Centro Psicológico “Psicología Global”, Daniela Donoso Hoffmann. En esta etapa “el bebé desscubre el reconocimiento de lo propio y de lo extraño; donde el niño siente temor al abandono de la madre, como no tienen noción de tiempo, no entienden que la mamá va y vuelve, de verdad creen y sienten que se van para siempre, de ahí que aparece su ansiedad de separación”, nos cuenta Daniela. En este periodo de mamitis “el apego primario, es su primera preferencia, por lo tanto, no es raro que comience a llorar con los abuelos, con quien lo cuida, con los tíos, con el pediatra etc ¡no es nada personal!, simplemente que se ha dado cuenta que toda su corta vida a dependido de su madre, o de quien es su cuidador primario”, dice la Psicóloga. Si bien, estos cambios son naturales, “es una etapa contradictoria, ya que por un lado, el niño comienza a gozar de una incipiente autonomía, pero por otro lado aún es completamente dependiente emocional, en donde el temor hace que quiera estar más apegado a su mamá”, advierte la especialista Donoso Hoffmann. A continuación, la Psicóloga Clínica, Daniela Donoso Hoffmann, nos compartirá 5 consejos para que tu pequeño supere de la mejor manera esta fase, más conocida como “mamitis”. 1- Tener mucha PAZCIENCIA: Pues puede ser agobiante la demanda de nuestro bebe, en esta etapa. Por lo tanto tener calma es fundamental. 2- No subestimar sus temores: Debemos convertirnos en sus protectores para que puedan superar este proceso de la mejor manera posible. 3- No hacer grandes cambios en su entorno: Debido a que el bebé ya se encuentra en una etapa de cambios emocionales, no recomiendo más estrés en su vida, por lo tanto, no es recomendable cambiarse de casa, ni ponerlo en sala cuna, ni cambiarlo de pieza, ni viajar, o entrar a trabajar justo en este periodo. 4- No lo deje solo, llévelo con usted: Algunos bebés ya gatean y son capaces de ir detrás de su madre gateando por toda la casa. Si no es así, y todavía no tiene la movilidad propia como para seguirte, organízate para llevar al bebé contigo adonde vayas, ya sea dentro de la casa, como fuera. Dejarlo con alguien con quien se sienta seguro y lo sepa calmar con facilidad. 5- Despedirse del bebé al marcharse y saludarlo al volver: Lo más probable es que el bebé llore cuando mamá se va y vuelva a llorar de angustia contenida al volver a verla. Esto suele suceder mucho cuando dejamos al bebé en el jardín, ya que llora cuando lo dejamos, y llora cuando lo recogemos, pero su profesora nos dice que ha estado muy bien durante el resto del día. En cuanto a la noche “en esta etapa se despiertan con mas frecuencia solo para asegurarse que usted esta ahí, por lo tanto, háblele, cántele, etc. Existen juegos que ayudan al bebé a comprender mejor la constancia del objeto, es decir, que aunque no siempre pueda verla, mamá siempre está allí. Aquí esta el clásico juego “no ta, si esta con la sabanilla, tanto el bebe como la mamá”, finaliza la especialista. Esperamos que estos consejos te sirvan, y recuerda que jamas debes desaparecer en silencio para que tu hijo no llore, ya que eso solo aumenta su angustia y desconfianza.-

Deja tu Comentario

Para comentar debes Iniciar sesión

0 Comentarios